Y de nuevo con mis chicas del norte nos reunimos  para la coordinación de la zona, repitiéndose que seamos todas mujeres, como ocurrió en el sur. Parece que el innato instinto femenino del cuidado está de enhorabuena porque en todas y cada una de ellas se manifiesta de una manera o de otra.

De sobra saben mis voluntarias lo mucho que Acufade las valora y que a mí con ellas se me cae la baba, las admiro sobremanera y tengo la seguridad de que todo el amor y dedicación que ponen en su labor de voluntariado les vendrá de regreso multiplicado.

Disculpamos en esta ocasión a nuestras voluntarias Conchi y Jeannette por no haber podido asistir y agradecemos a las participantes (Belkys, Patricia, Marisa, Amada y Nabila) por sus aportaciones y esa ilusión que nos han transmitido de la acción tan encomiable que realizan. GRACIAS EQUIPO!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario