Un martes más nuestra Amada, voluntaria de guata para todxs, se acerca hasta la Laguna para pasar dos horas con D. Mario, en esta ocasión le tenía preparada una gran sorpresa, juntos bajaron a la capital a recorrer sus calles y recordar cuando D. Mario vivía allí, dieron un paseo por la arena de Las Teresitas y acabaron tomando un “piscolabis” en una cafetería. Con momentos así cualquiera no se entusiasma y cuenta las horas de la semana hasta que vuelve a llegar el martes. GRACIAS Amada. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario