A merendar se fueron Doña Carmen y nuestra voluntaria Patricia, juntas disfrutaron de una tarde diferente con complicidad y un poquito de azúcar que nunca viene mal para levantar el espíritu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario