El COVID nos ha hecho encontrar nuevas formas de comunicarnos dentro del voluntariado de ACUFADE y estas han llevado muchas sonrisas de un lugar a otro gracias a las nuevas tecnologías y, por supuesto, al trabajo de nuestro magnífico equipo de voluntariado.

Rosa vive en Güímar centro y hace muchos años que no sabía de su amiga y vecina Fema que vive a las afueras.

Charlando un día D. Rosa con su voluntaria descubrió que su amiga también estaba en el proyecto “Guata para todxs” y que recibe visitas una voluntaria (Conchita) todas las semanas. Con esta información se decidió que se enviaran vídeos a través de sus respectivas voluntarias y así, retomar un poco, aquella amistad y ponerse al día de cómo están estas vecinas que se perdieron la pista.

Que maravilloso es formar parte de estas historias, que hermoso es comprobar cómo el cariño de verdad no se pierde por la distancia.

Gracias a nuestras fantásticas voluntarias, Marta y Conchita porque sin su trabajo y “buen hacer” esta historia no podría ser contada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario