Volvemos con presentaciones, en esta ocasión se conocieron una magnífica voluntaria como es Marisa, recién incorporada a la familia de “Guata” y Doña Juana, esta última acaba de ingresar en el Hogar Santa Rita y comienza a recibir los acompañamientos de nuestra voluntaria, seguro que juntas comparten muy gratos momentos.
En la foto también podemos ver a Miguel, un voluntario del mismo centro, antes mencionado, que lleva nada menos que 18 años prestando su ayuda a las personas mayores que viven allí, su sonrisa y buen humor lo tiñe todo de nuestra “mirada amarillita” Agradecemos a todas las personas generosas su aportación desinteresada y en esta ocasión, particularmente, a Marisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario